No sos vos, no soy yo, es que es LÍQUIDX

COMPARTE ESTE POST

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on telegram

A  pesar del título de la columna, no puedo mentir tan descaradamente ( Bueno si puedo, pero no es el punto) a veces si son ustedes el problema, y otras veces si soy yo el tema de la pugna pero, ¿ A quien le importa? Así que para los que comparten el bando del negacionismo de los fracasos amorosos conmigo; les vengo a ofrecer consuelo, uno inútil tal vez, quizás uno un poco rebuscado, o puede ser que sea una excusa tonta e infantil. No importa, al fin y al cabo mis columnas básicamente se especializan en ser infantiles y en escupir veneno a los cuatro vientos.

agradezco este meme a mi circulo de amigos, sabia que en algún momento lo iba a usar

Cuando analizamos nuestros fracasos amorosos o afectivos ( jajajajaja NUNCA) Siempre recordamos lo que hicimos bien, o lo que nos hicieron mal, pero nunca el contexto, en donde estábamos parados y en qué momento, qué proceso cultural o histórico nos atravesaba, además generalmente tampoco lo conocemos. 

En fin mis queridos trientia… veintia… ñeros (?) Vivimos en la “Modernidad líquida”. Si es un concepto, no lo inventé yo ni les estoy tomando el pelo, básicamente es un planteamiento de un tal Zygmunt Bauman, y en este nos cuenta que hoy por hoy todo es superfluo, que todo se nos escapa de las manos, como agua entre los dedos, como cuando nos pega el hielo en la nariz y se nos cae el Fernet por los costados de la boca. Un mundo moderno donde las instituciones fallaron y no funcionan más con la misma efectividad de antes. Entonces lo que le daba forma a la sociedad ya no puede hacerlo. Las escuelas, las familias y las religiones dejan de tener esa importancia caen en desuso y se llenan de deméritos y descréditos, nadie le cree a nadie, y todas estas instituciones pierden la autoridad.

Pero, ¿qué es la modernidad líquida?
este es el señor fuma pipa y unas cejas horribles, últimamente lo estoy culpando mucho por mis insomnios

Y si nos ponemos a pensar, no está para nada mal de por sí. Pero lo que debería estar dándonos libertad, porque rechazaríamos las burbujas de moralidad pre establecidas ( por instituciones hipócritas) Nos lleva al punto mas alto de esclavitud de la modernidad, el consumismo.

¿Pero Justo, no estábamos hablando del amor? y ahora saltas con la modernidad y el consumo. ¿Podés centrarte en el tema anarquista de cotillón?

Si, lo que pasa es que ahora todo se trata como un producto de consumo, todo se degusta y se saborea,  incluso las personas y las experiencias que tomamos de estas. Todo se puede comprar, vender o vivenciar, la vida se convierte en un tenedor libre de platos de satisfacción inmediata y efímera. Porque cuando algo o alguien me aburre va directo a la basura y se busca algo nuevo, una especie de eterna búsqueda del placer o un escape interminable del displacer, algo así como eran antes los jueves universitarios de Pancho Villa.

Nada puede durar en la modernidad líquida y todo esto es en beneficio de poder seguir consumiendo, de poder seguir siendo “libres”, libres de seguir experimentando satisfacciones que se nos escapan de las manos y libres al temor de ser desechados. Porque en esta sociedad, ustedes y yo, somos efímeros y desechables. ¿ Tengo que repetir lo de Pancho para que se entienda?

Puede ser una imagen de 1 persona
lugares turbios si los hubo en mi época de formación académica

En este mundillo parimos el “Amor Líquido” que está lleno de vínculos frágiles que se deshacen y pluralizan con formas impredecibles, donde predomina lo endeble, donde todos nos podemos relacionar con todos, pero de forma superflua, sin compromisos, sin riesgos. ya que acá en la liquidez, el compromiso no hace a las relaciones. Podemos tener relaciones sin estar juntos, pero el estar juntos no garantiza la relación, ojo no hablo solamente de la relaciones sexo afectivas sino a todas las relaciones.

Hermanos, padres, amigos y amantes, se transforman en simples experiencias de consumo, y a su vez nuestras formas de consumir también cambiaron. Las relaciones largas de beneficios que nos daban los productos no existe más, con que sea lo que deseo y lo novedoso funciona. Lo mismo pasa con el amor, cuando deja de ser novedoso comienza a molestar y se vuelve desechable, ¿Ya nos dio la experiencia que buscábamos? Cumplió su función “…ciao bella ciao…”.

Por eso para este paradigma, es bueno tener a mano una red de personas o mejor dicho de perfiles, para obtener nuevos productos, nuevas experiencias, nuevos amores, que vamos a desechar o que nos van a desechar. Les exigimos a estos nuevos productos/perfiles/personas, que nos hagan eludir la monotonía, lo rutinario, lo que nos da miedo, lo que nos duele.

Todo se transformó, nuestros fetiches de estabilidad mutaron de seguridad  a hastío, inapetencia, hartazgo. DIVERTIME, SORPRENDEME, HACEME REIR, DISFRUTAME, ALIMENTÁ MI AVIDEZ DE NOVEDADES; Heidegger estaría vomitando, y llorando como una Magdalena a esta altura del partido. 

estoy abusando de los memes pero soy consiente de eso

Todo lo que no encontramos en nuestras personas, lo suplimos con las redes sociales que nos ayudan a no laburar las rupturas vinculares, y no necesitar encontrarnos con nuestra existencia. Todo lo que no podemos generar se lo pedimos a nuestras redes de consumos, a nuestros potenciales; nuestras potenciales parejas, lugares de contención, círculos de satisfacciones y experiencias.

¡¡¡Vamos amigue la dejaron a Taylor Swift no te van a dejar a vos!!! Talentosa, hegemónica, millonaria, cosmopolita y nosotros… Nosotros somos de Reconquista nuestro galardones mas grandes son una pesca que no se celebra, un festival que sigue recordando cuando vinieron los pericos, y el altísimo peligro de endogamia galopante en cada una de las esquinas.  

Taylor Swift esperando a que la dejes para sacar un disco doble y secar sus lagrimas con dólares

En fin ¡¡¡Bienvenidos al mundo del que se encariña pierde!!! El enamorarse se debe evitar, no el enamoramiento a eso somos adictos; pero el enamorarse el abrir la puerta a potenciales demandas, a pérdidas de libertades de consumo y vivencias. Porque el que se enamora ya no puede lograr nada, se estanca, se debe a otra persona, ¿y si me llama Scarllett Johansson para hacer un trío con Gal Gadot qué hago? ¡Es tu culpa me estás robando mis posibilidades y mi vida!

es mi columna y puedo fantasear con un menage a troi con estos dos seres humanos imposibles

Ahí está nuestro nuevo capitalismo social donde la otredad nos repugna, lo similar nos aburre, y donde no podemos decir nada cara a cara, solo nos alejamos hasta la nueva experiencia. 

No estoy diciendo que esta modernidad líquida sea un cáncer como lo pintan muchos, pero para algunas personas que nunca salimos de la galaxia Gutenberg, y que fuimos escupidos a la postmodernidad, nos cachetean en el mundo líquido, no se trata de encontrar una aguja en un pajar, atravesar esta realidad, es como buscar una paja en un monte de agujas para nosotros. 

Y bueno…Tal vez no soy bueno para dar consuelo como pensé que les podía ofrecer al principio de la columna, quizás esto es solo escupir veneno al aire por no poder adaptarme a este nuevo paso evolutivo en la cultura. Pero no importa a fin de cuentas siempre vamos a saber que a Taylor Swift la dejaron y que vivimos en Reconquista, puede que tengamos alguna prima o primo que nos de bola.   

Por Justo José de Urquiza
octubre 2021
noviembre 2021
No event found!