CHONGXXXS

COMPARTE ESTE POST

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on telegram

A los 34 años, perdidamente, creyéndome, enamorada, de un momento para el otro mi marido me dejó. No, no creía en la vida después del amor, respondiéndole a Cher. Pasé un mes y medio con la esperanza de que él volvería, que quería estar conmigo, que era una crisis, que se le iba a pasar. Un mes y medio de espera como Penélope pero sin bordados, un mes y medio de no soltar un vínculo bastante tóxico para mí, un mes y medio de no querer aceptar la realidad: el matrimonio se había terminado.  

¿Qué pasó que al mes y medio de separados me hizo el CLIC? Mi ex me dijo que lo que quería era que fuéramos amigos, que posiblemente en un mes y medio, amigos con derechos, pero que antes él iba a usar sus redes sociales para conocer chicas y una vez que él hubiera cogido con ellas, ahí podía venir a tener sexo casual conmigo… Conmigo, su ex esposa después de 13 años juntos… 

Así de Drama Queen como soy, lloré, no tanto porque hace un mes y medio que lloraba a diario, entonces una se va volviendo insensible, vio? Cuando dejé de llorar (me tomó una noche) decidí que haría lo propio. No más sentir culpa por mi propio deseo. No más sentirme una “adicta al sexo” como él me acusaba, tildándome casi de patológica, convirtiendo mi deseo en algo malo, algo erróneo, algo sucio. El único error fue mío, por habérselo permitido. Pero un mes y medio de purgar a través de las lágrimas me ayudó para tomar esta decisión: yo me iba a apoderar de mi deseo y lo iba a respetar y actuar en base a lo que me dictara. 

Eres un 'drama queen', pero aún estás a tiempo de curarte de tu  'terribilitis' aguda – Yorokobu

Una no pasa simplemente por 13 años de relación con una persona de sexualidad reprimida sin sufrir alguna especie de daño colateral. En mi caso, el autoestima por el piso, sintiéndome fea, gorda, vieja, indeseable, a los 34 años. Pero queriendo volver a salir al “mercado” se me ocurrió activar los chongos más fáciles, esos que por mucho tiempo me habían acechado como buitres, y esos que me gustaban, pero que había rechazado pues #casada. 

Y así empezó mi incursión en el mundo del chongueo, sin instalar apps ni nada, desenterrando cadáveres de viejos buitres. Le escribí primero al que había rechazado hacía menos cantidad de tiempo, pero de él hablaré en otro capítulo. Cuestión que me rechazó con la pobre excusa de, haciéndose el psicólogo y dándome toda una perorata acerca de mi estabilidad emocional, que no quería aprovecharse de la situación y que yo termine haciendo cosas que luego me arrepintiera. Lamentable.  

Entonces pasé al segundo, una opción más arriesgada, pero bueno, el “no” ya lo tenía. Entonces empecé a buscar en las redes sociales, bajo su nombre de pila, a un compañero de trabajo, de mi trabajo anterior de hace 7 años, que también me tiraba onda a diario y muy explícitamente. No logré encontrarlo, pero recordé que tenía trato con su primo, ya que también éramos compañeros de trabajo en el mismo lugar y pegamos muy buena onda y habíamos mantenido el contacto a través de los años. El plan era hablarle y pedirle el número de su primo. Cuestión que empezamos a charlar y le cuento que me había separado a lo que el confiesa que siempre me tuvo ganas, cosa que me sorprendió realmente, porque hasta llegué a pensar que podría ser homosexual… Anyway, me terminé comiendo al primo del buitre, qué mejor que una primera vez luego de una separación con alguien que al menos, me hacía reír. 

No voy a dar detalles del encuentro, pero lo importante es que esa noche me acosté a dormir sabiendo que así había comenzado el proceso de sanación de mi autoestima, de mi auto percepción física, de mi deseo. El primo encendió esa chispa, el primer paso. No lo volví a llamar, pero que reconfortante fue volver a sentirme deseada. 

Luego vino el siguiente paso: sexo casual con completos desconocidos. Claro que en medio de una pandemia, la única opción resultó ser recurrir a las aplicaciones que tanto tiempo critiqué. Hablando con una amiga, ella me recomendó Happn, así que la instalé y empecé a indagar:  altos chongos empezaron a aparecer y para mi sorpresa hice muchos “Crush” con veinteañeros, lo cual me dejaba el autoestima allá arriba, pero aun así y todo, me costaba creerlo. No voy a mencionar el número de dos cifras de chongos de estética recontra hegemónica que tuvieron que pasar por mi “cama” hasta que logré restaurar mi autoestima. No hagan esto en sus casas, chiques, no basen su autoestima en la aceptación de los demás, pero bueno, si son así rotos como yo, instalen Tinder, Happn, Facebook Parejas… Se van a dar cuenta de que no hay nada mal con sus cuerpos, que para gustos se hicieron los colores, que todo REALMENTE es solo una cuestión de actitud, como dice Fito. 

Fito Páez y la cuarentena: "Por primera vez adhiero a algo que es  políticamente correcto" - LA NACION
Fito orgulloso viéndote empoderada y deseada por tu actitud

Menú desde los 19 años hasta los 30 y uno de 42, todos de una calidad tipo “adicto al gym”, me sentí la Diosa del Sexo, porque el 90% de los chongos siguieron escribiendo para volvernos a ver hasta que fueron bloqueados, porque luego de realizar esa curaduría chonguil decidí quedarme solamente con 3 o 4 sumamente de elite para repetir… Después volvía a creer en las mentiras de cupido pero esa, mis amigos, es otra historia. De mi vasta experiencia en estos meses, tengo mil anécdotas de las que mencionaré las cosas que, como mujer, me sorprendieron. Siempre pensé que los hombres tenían muy separado el sexo de los sentimientos y que sería más fácil para ellos coger con alguien que no conocieran, onda: “hola” y aaaaaadentro. Me sorprendió lo frágil que es el autoestima del hombre, siempre lo sospeché pero no sabía que tanto. Todos estos tipos con menos del 10% de grasa corporal, re bien dotados, jóvenes, muuuy lindos, necesitaban horas de conversación, contarme toda su vida (literal, una vuelta uno me contó cómo se conocieron sus padres), sus hazañas, sus traumas, de sus ex, de que trabajan, de sus hijes, para ponerla… Que paja, loco, yo no planificaba ser psicóloga de nadie, solo quería coger y chau, qué me interesa saber que se le murió la abuela el año pasado si vamos a coger un par de horas y después no nos volvemos a ver más, de que me sirve tener esa información en mi cerebro? Bueno, ahora me sirve, para contarles a ustedes y reírnos juntos un rato (siempre optimista, nunca inoptimista). 

 También me sorprendió la cantidad de chabones menores de 28 y ya con hijes, sépanlo, chicas, está lleno de luchones allá afuera, me comí un pibe de 26 que tenía 3 hijos, onda, WTF? Planificación familiar, ¿te suena? Otro dato curioso que denota la inseguridad de los chongos, es la necesidad imperiosa que tienen de preguntarte si te gusta cómo te están cogiendo, mientras lo hacen. Pero no una vez, o algo más bien sutil, como para tener una guía de cómo seguir, sino más bien corte interrogatorio del FBI, todo el tiempo preguntando si te gusta, si te gusta su verga, si la tiene más grande que otros, si coge mejor que otros… Me la seca! Literal, me desconcentra, estoy cogiendo no completando una encuesta! Y créanme que esto me pasó no una ni dos, sino vaaaarias veces, chicas, van a tener que mentir, sépanlo. 

Este soy yo bañandome En las lágrimas de los "pobrecitos" hombres - Estes  soy yo bañandome en las lagrimas de... | Meme Generator

Ooootra cosa, no sé qué edad tendrán ustedes pero siempre la juventud es tentadora, esa energía de los 20ish seduce, estar toda la noche cogiendo, dale que va! Pero tengan cuidado con la edad, te puede pasar como a mí: los pendejos se te instalan. Se te quieren quedar a dormir, a comer, son enamoradísimos (se me enamoraron mal unos 4), porque a los 19, 20, hasta los 25, ponele, todo lo viven más intensamente, entonces flashean papelitos de colores y pintan confite a los 20 minutos. Y está buena una maratón intensa de sexo desenfrenado pero recuerden que entre polvo y polvo el chabón tiene que recargar energía y pueden ser los 15 minutos más eternos e incómodos del mundo, terminas sin tener ningún tema de conversación posible con alguien con el que tenés 15 años de diferencia. Ah, dataso a tener en cuenta: muuuucho policía ahí afuera, chicas. A mí me encanta, tengo un fetiche con el uniforme, pero te comes a más de uno y terminas metiéndote en puterios, no importa la ciudad donde estés, el ámbito policial es reeee chico. Después te lo encontras en la garita en la esquina de tu casa haciéndote guardia.  

Y también, sépanlo, les van a decir cualquier cosa, cualquier cosa, con tal de ponerla: no crean nada, ustedes Diosas empoderadas siempre, pero sépanlo, les van a mentir, les van a caer con cualquier cuento, las van a ghostear, ustedes simplemente NEXT, está llenísimo de peces en el agua, mis cielas. Y siempre vuelven, despreocúpense que los van a tener que terminar bloqueando porque se desesperan e insisten, insisten, insisten. Capaz ustedes sean excepcionalmente buenas cogiendo, yo sinceramente no me la creo pero vivo recibiendo elogios, mi consejo, disfruten y cáguense de risa, pero todo lo que salga de la boca de un tipo que te quiere coger, es de dudosa credibilidad. Aun cuando ustedes les digan que solo quieren coger, les van a decir que si y después te clavan 2 horas de psicóloga. Te dicen que quieren algo serio y la realidad es que solo te querían coger, así que aprendan: expectativas 0, solo disfrutar del right here, right now. 

Y anímese usted también a incursionar en el chongueo salvaje en pandemia, a través de apps, que puede malir sal? A los sumo te matas de risa y tenes algo que charlar con tus amigues, o terminas escribiendo una columna por ahí.  

P.D.: Debo ser inmune al Covid porque vengo zafando como una campeona. 

octubre 2021
noviembre 2021
No event found!