La niña, la pinta y la Santa Ignorancia (breve relato del marinero racista)

COMPARTE ESTE POST

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on telegram

Hace bastante que estoy masticando y pensando como escribir esta columna, es demasiado difícil para mí poder hablar de temas que tocan mi trabajo tan de cerca, ya que la carga y la responsabilidad que me conlleva, es bastante más grande que la de tocar tópicos en los cuales no me siento presionado, léase por tópicos todas las columnas anteriores a esta.

Hace un par de días me encontraba en mi casa en plena crisis de los 30, cuando de repente mientras colapsaba en llanto y tomaba mates; me llega un mensaje de voz desde WhatsApp a mi teléfono Android tercermundista. En el mensaje me pedían si podía hacer una pequeña columna, o juntarnos a charlar en radio sobre los dichos de nuestro presidente de la nación Alberto Fernández. Para esta altura del partido creo que todos conocemos estos textuales así que solo pienso dejar un par de imágenes.

este es un titular de un diario, si nos pagan ponemos uno mas lindo
esto lo saqué de otro portal que no me acuerdo, pero ustedes síganme el juego como si fuese serio

Más allá de lo sacada de contexto que está la cita, y la terrible carga de supina ignorancia que denota moverla del contexto literario de donde se la dijo. Es terrible el velo de plomo que lanzó nuestro presidente a la historia de nuestro país, y al utilizar mal estos mitos de la cultura pop, es sencillamente horroroso. Pero por favor no se confundan, no están leyendo a una persona que se caracterice por ser un apologista del aborigenismo, o que sale a abrazar a la Pachamama en los plenilunios, cantando “Indio Toba” con la Negra Sosa y Jairo. Pero no puedo dejar que estos mitos que instalaron los sectores más racistas y cabeza de termo, continúen tan campantes, por lo menos comentar que no son reales. Es lo mínimo que puedo hacer como profesor de historia.    

jairo y la negra de after

Antes de que Mirtha Legrand llegue al continente y que se acomode el hombre español en lo que hoy conocemos como la Argentina, existieron muchísimos pueblos a los que podemos llamar como antiguos dueños de la tierra, o habitantes primigenios; pero dejemos en claro que indios no eran. Desde abipones a diaguitas y de omaguacas a charrúas, de todo un poco existía en este suelo, y nombro solo cuatro de los tantos que hay, e incluso puedo caer yo también en la invisibilización de otros pueblos al no nombrarlos, por tratar de ser concreto. Muchos de estos antiguos dueños de la tierra fueron masacrados y es cierto que hasta podrían haber desaparecido con toda esta matanza, pero estos primeros habitantes de la argentina primigenia no desaparecieron, muchos fueron diezmados en números, pero otros fueron adaptándose a la nueva vida, a la nuevas costumbres de los invasores, incluso a los nuevos hombres y mujeres. Se adaptaron tanto que sus hijos, nietos y demás descendientes, caminan en las calles como los argentinos que son.

mapa de un libro de primaria que aparentemente nadie vio

Ahora, pueden decir que bajo ese análisis, que la Argentina también es afro y en parte es cierto, no podemos negar el mestizaje y las horribles categorías dadas por los españoles: mestizos, zambos, y salto atrás. Por otro lado se puede argumentar que la cantidad de argentinos que poseen sangre “indigena” no es tanta como la europea y la verdad es que no es cierto. Sencillamente caminen y abran los ojitos para ver como la semilla de nuestros guaraníes, tehuelches y atacamas siguen ahí, solo que tal vez están caminando por los lados en los que no los van a ver tan fácil. No los van a ver en la city porteña siendo CEOs de alguna empresa fantasma, ni como esos personajes de la fantasía pequeño burguesa argentina. Pero tampoco es necesario ir a las reducciones del pueblo aborigen del que alguna vez escucharon. Caminen los barrios de Reconquista, paseen por los merenderos, hagan las colas de los bancos ¿Conocen a nuestros pobres? ¿Conocen a nuestros “invisibles”? ¿ Saben quienes llevan el cartón, las maderas y los plásticos antes de que llegue el camión de la basura? o ¿acaso es que piensan que fue el hada alemana del reciclaje?

argentino promedio, el bigote es opcional

Hay muchas razones por las cuales estos mitos siguen en pie pero me voy a dedicar a una, y esta es una que me apuñala en el lado más científico de mi profesión ¡No enseñan bien la Historia!

¡Y no!  no vengo con ese discurso de que la historia la escriben los que ganan, no voy a decirles que si esta no es la historia tiene que haber otra y esas idioteces de obtusos que no respetan a la ciencia que nos da de comer. 

Para entender la historia tenemos que dejar de pensar la historia como un álbum de fotos en la que aparece la selfie del día que no nos dice nada más que solo el hecho histórico. Tenemos que empezar a pensar la historia como un proceso, como si fuese una película ( Una bien guionada) con múltiples causales, con antecedentes varios, donde existen muchísimas motivaciones que impulsan a todos los actores de esta película ( Proceso) en donde todos interactúan de forma dinámica, los unos con los otros y en estas interacciones sociales se va escribiendo nuestra historia.

Una familia necesita $62.958 para no ser pobre, según informó el Indec - LA  NACION
esto es un pobre para los que no sabían, el carrito viene por separado como con las barbies

Y ese es nuestro problema, callamos e invisivilizamos la voces y los papeles de nuestros actores sociales, sean antiguos dueños de la tierra, o los nuevos okupas de terrenos en los barrios más desprotegidos de nuestra Reconquista. ¿ Qué historia contamos? ¿la del nieto del inmigrante que accedió a un terreno a través del crédito hipotecario? ¿La de los hijos de los vecinos que tuvieron el agrado de heredar una propiedad bien valorada? ¿O solo la historia que nos es cómoda y ejemplificadora de los valores a destacar en el cuadro de honor de una Reconquista o Argentina? La historia de un país en “acción pujante” y lleno de metas a conseguir, lastima que se olvidaron los euros en los barcos, y el primer mundo nos es inalcanzable.      

Mientras tanto la historia de nuestros actores sociales más desprotegidos por el estado, y por los mismos  “historiadores” es inexistente. Inclusive en los hogares de sus mismos descendientes y ni hablar de sus compatriotas caucásicos. Porque recuerden, la niña que camina en patas, tirando del carrito cuando estamos cómodamente tomando una cerveza en el bar de turno, también es argentina, también tiene rostro, y si miran bien ( Pueden dejar la cara de asco si lo desean) Ese rostro tiene mucha más historia en nuestro territorio que muchos de los que afirman venir del viejo mundo.  

Qué es la pobreza humana y cómo se da?
son piecitos a manera ilustrativa, si quieren fotos de mis pies abro un only fan

 En fin, sea el presidente de la nación, el cabeza de termo hijo de un contenedor de nazis, o los sorprendentemente enmudecidos aborigenistas de la primera baguala, los que ocultan nuestro origen, tergiversen hechos, o aprueben el mensaje de que venimos de los barcos. La ciencia historia los contradice, las voces de todos nuestros actores inivisibles, todavía se escuchan mientras revuelven la basura o son corridos con topadoras; como en aquellas campañas a los “desiertos” de los Rosas o los Rocas y porqué no agregar a uno que otro intendente mediquillo devenido en político. La historia está allá caminando, mírenla y abran bien los oídos, que si escuchan de forma atenta, quizás puedan llegar a entender lo que trata de contar.

Por Justo José de Urquiza
octubre 2021
noviembre 2021
No event found!