Live Aid: curiosidades de un festival que marcó la historia y los artistas que dijeron “no”

Live Aid: curiosidades de un festival que marcó la historia y los artistas que dijeron “no”

COMPARTE ESTE POST

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on telegram

Este evento solidario que contó con la participación de las grandes estrellas. Por su importancia, todos los 13 de julio se celebra el Día Mundial del Rock.

Un multitudinario evento solidario con la participación de las grandes estrellas de la música. Una idea que nació gracias a un documental. Bob Geldof, reconocido músico e integrante de The Boomtown Rats e organizado principal del proyecto, se conmovió al ver un especial que emitió la BBC sobre la gran sequía en la región árida del norte de Etiopía y la falta de alimentos.

Sin dudarlo, el artista se puso en contacto con varios colegas y amigos para armar un gran recital solidario. El primero en sumarse fue Midge Ure, cantante de Ultravox. El primer paso fue en 1984, con la llegada de Band Aid, donde las figuras se juntaron para grabar “Do They Know It’s Christmas?” canción de gran éxito mundial que junto a “We Are the World”, grabada al año siguiente por los grandes artistas de Estados Unidos, marcaron un camino donde el rock se comprometió con las causas a beneficios.

35 años después de Live Aid, Geldof evalúa el costo personal

Luego de varias reuniones, invitaciones, y un trabajo titánico de producción -tener a las principales figuras del momento- el esperado Live Aid se realizó el 13 de julio de 1985 en dos lugares en simultáneo, en el Estadio Wembley de Londres y en el Estadio J. F. K de Filadelfia. La gran mayoría de los invitados se sumaron a la causa: recaudar fondos en beneficio para la población de Etiopía y Somalia.

Adam Ant, Status Quo, The Style Council, The Boomtown Rats, Ultravox, Spandau Ballet, Elvis Costello, Sting, Phil Collins, U2, The Beach Boys, David Bowie, Madonna, Simple Minds, Dire Straits, Elton John, Led Zeppelin, Queen, Wham!, Tears for Fears, Black Sabbath, The Who, INXS, Paul McCartney, Mick Jagger, Duran Duran, Eric Clapton y Huey Lewis & The News, entre muchos otros, pasaron por los grandes escenarios.

“Fue el evento de rock más grande que hasta el momento ha podido darse y es probable que no vuelva a verse otro igual. Según los cálculos de los especialistas se registró la asistencia de setenta y dos mil personas en Wembley, cien mil en Philadelphia y aproximadamente un billón de espectadores que siguieron el desarrollo a trabes de la televisión, en cuarenta y tres países”, destacó la emblemática revista Pelo sobre la cobertura especial realizada gracias a su corresponsal en Europa.

“Live Aid no fue tan solo otro festival benéfico hiper poblado de celebridades. Es un hito inolvidable en la historia de la música. Fue el esfuerzo mancomunado de un grupo de seres humanos a fin de paliar la angustiada situación de otros seres humanos. Fue el fruto de meses de arduo trabajo de su creador Bob Geldof y de la desinteresada colaboración de productores, organizadores, músicos y personal técnico”, concluyó el informe.

“Estoy verdaderamente contento con el modo en el que salieron las cosas y la cantidad de dinero que logramos recaudar”, sostuvo Bob Geldof. Y agregó: El final, sin dudas, fue lo más emotivo. Por eso me di vuelta y me fui. Quizás hubo otros que también lo hicieron”. Ante la consulta sobre el futuro, el organizador sostuvo: “Me voy a dormir, gracias a todos”. La gran respuesta del público llevó a recaudar más de 100 millones de dólares.

“Pasé de ser el líder de los Boomtown Rats que cantaba ‘I Don’t like Mondays’ a algo más divino. Me convertí en el ‘Santo Bob’. De pronto se me vio a mí mismo como una celebridad poco probable. No era por mi excelencia musical superior, como Elvis o Los Beatles”, describió Bob Geldof en una entrevista a 35 años del concierto.

“No me permitieron volver a mi trabajo. Soy un cantante pop, así es literalmente como hago dinero. Me levanto por la mañana y, si estoy de humor, trato de escribir canciones, trato de ensayar. Y no podía. Nadie estaba interesado ya. El ‘Santo Bob’, como me llamaban, no podía seguir haciendo eso porque era algo insignificante y carente de significado. Estaba perdido”, agregó.

Geldof se mostró orgulloso del impacto que tuvo el festival y agradeció ser considerado un activista al nivel de otros artistas legendarios. “Grabamos una serie de canciones que se convirtieron en éxitos, lo cual por supuesto ayudó a cambiar un poquito al país. Ayudó a cambiar la música. Y entonces a través de Band Aid y Live Aid ayudamos a cambiar un poquito al mundo”, concluyó.

El 2 de julio de 2005, Bob volvió a la carga y organizó el recordado Live 8, también con importantes figuras. Una serie de once conciertos que se celebraron simultáneamente en distintos puntos del mundo para combatir la pobreza, mediante la organización Make Poverty History.

Su nombre está relacionado con el Live Aid y el G-8. A diferencia del primero, esta campaña no buscó de recaudar fondos, sino concientizar a las sociedades (especialmente a las de los países del G-8) para que sus gobernantes terminaran con el hambre.

Phil Collins, el hombre récord

Una de las primeras figuras en dar el sí al evento fue el baterista y cantante de Genesis, que también contaba con una destacada carrera como solista. fue el único que participó en los dos eventos: tocó en Londres y luego se subió a un avión Concorde para cruzar el Océano Atlántico para poder llegar a estar en Filadelfia.

Estuve en Inglaterra hace unas horas”, fue lo primero que dijo Phill Collins sorprendido ante la multitud, antes de tocar en los Estados Unidos. “Against All Odds (Take a Look at Me Now)” o “In the Air Tonight” fueron las canciones del artista británico que sonaron en el imponente estadio de Wembley. Como invitado del set estuvo Sting, quien aportó su particular toque en “Long Long Way to Go” -que grabaron en el álbum No Jacket Required de Collins- y la impresionante “Every Breath You Take”, que el cantante y bajista compuso con The Police.

Al terminar, bajó corriendo del escenario, se subió a un helicóptero para llegar lo más rápido posible al aeropuerto de Heathrow, conde lo esperaba el poderoso Concorde. Sin dudarlo, Phil se sumó a la banda de Eric Clapton, en Filadelfia, ante 100 mil personas, para brillar en los parches al ritmo de temas como “Layla”.

Un dueto que no fue

David Bowie y Mick Jagger, a mediados de los ’80, ya eran dos figuras con un largo recorrido dentro de la música. El primeros había impuesto un estilo tanto sonoro como en lo visual, con cauda una de sus reencarnaciones. El segundo era un referente del rock; la voz de los Rolling Stones.

La idea de los organizadores fue de hacer un dueto entre ambos, uno en cada escenario, vía satélite, con el tema “Dancing in the Street”. Si es complicado hoy en día, imaginen en 1985. Por problemas técnicos, el soñado encuentro no se pudo realizar, pero si el público disfrutó de una grabación del tema con las dos figuras.

La rebeldía de The Who

Cada set tenía una duración estipulada. Esto permitía a los asistentes técnicos poder hacer el cambio de instrumentos de forma rápida. El tiempo estipulado por cada artista fue de 20 minutos. Fiel a su estilo, Pete Townshend, guitarrista del grupo, aquel que rompía guitarras y amplificadores en los ‘60, destruyó la luz roja de aviso que el set había terminado. The Who le regaló cinco minutos más al público.

El regreso de Paul McCartney

Luego del asesinato de John Lennon, en diciembre de 1980, el músico se mantuvo alejado de los grandes escenarios. Fue un gran logro de la organización contar con Paul en el concierto. Su participación fue uno de los momentos más esperados en Wembley, ante 72 mil personas, donde junto a Alison Moyet, David Bowie, Pete Townshend y Geldof , Paul brillo con una tremenda versión de “Let It Be”. También se sumó en al cierre cuando todos los artistas interpretaron “Do They Know It’s Christmas”.

Se dice que Geldof buscó en reunir a Paul con George Harrison, Ringo Starr y Julian Lennon, hijo del músico, pero no aceptaron la propuesta.

Algunos de los que dijeron “no”

Fotos: Malcolm Young, las imágenes del cofundador de AC/DC | Cultura | EL  PAÍS

La banda australiana rechazó la oferta de participar del evento. Por aquello días no estaban presentando un trabajo. Para la prensa de la época fue un error que AC/DC no se sumó a la iniciativa ya que quedó en la historia como el día en que la música cambió al mundo.

Prince fue otra de las figuras que no se sumaron al proyecto. El músico tenía miedo a sufrir un atentado debido al escándalo que sus discos habían provocado entre los cristianos fundamentalistas.

Deep Purple había confirmado su participación en el festival. Sin embargo, días antes del evento, su guitarrista Ritchie Blackmore se arrepintió y no quiso estar con la banda.

Tears For FearsStevie Wonder, Cindy Lauper y Michael Jackson fueron otros de los músicos que recibieron la invitación pero no subieron al escenario.

Queen, cuando el mundo se rindió a sus pies

La figura complicada para la organización era la famosa banda británica. A mediados de los ’80, Freddie Mercury, Brian May, Roger Taylor y John Deacon dominaban la escena rockera, con varios discos editados y grandes presentaciones.

Geldof se puso en contacto con Brian May. El organizador le detalló al guitarrista la importancia de formar parte de este evento. Para 1985, Queen había presentado con muy buenas respuestas el disco The Works. Cada uno de los integrantes estaban con sus planes personales, alejados de los escenarios. Finalmente, el grupo aceptó.

“Nunca me sentí culpable por ser rico, y no tenías estos sentimientos cuando decidí actuar en Live Aid. Lo que sentí fue una pena inmensa y un disgusto enorme al saber que algo así estaba sucediendo en nuestro mundo, y durante un tiempo me sentí muy impotente”, remarcó Freddie.

Los integrantes se juntaron una semana antes del evento, en una sala de ensayo de Londres. “Vamos a tocar nuestras mejores canciones. La idea no es presentar material nuevo”, le contó Mercury a los medios.

Queen salió al escenario antes de caer la noche en Wembley. Un marco perfecto luego de varias horas de rock. El primer tema que sonó fue “Bohemian Rhapsody”. Una versión más corta del clásico de 1975, pero no menos emotiva. El set siguió con “Radio Ga Ga”, un tema compuesto por el baterista Roger Taylor – uno de los cortes de The Works– con una gran respuesta por parte de la audiencia en el estribillo.

Freddie dominó la escena sin ningún problema. El cantante desplegó su carisma y dotes de showman. No habló mucho con la audiencia, aprovechó el tiempo para entregar sus canciones. Hasta brilló con un contrapunto con el público, un “Ay-Oh” que quedaría inmortalizado y que podemos disfrutar en YouTube. “Hammer To Fall”, “Crazy Little Thing Called Love”, “We Will Rock You” y “We Are The Champions” completaron el set de poco más de 20 minutos.

“Bob Geldof hizo algo maravilloso al encender la mecha. Estoy convencido de que todos teníamos esa idea dentro, pero hizo falta alguien como él para llevarlo adelante. Es como la fuerza motriz que ha logrado juntarnos a todos. Conseguir juntar a algunas de las estrellas más grandes en un evento es toda una proeza”, resaltó Mercury en el libro “Su vida contada por él mismo” sobre la tremenda convocatoria del mundo de la música

Queen fue absolutamente la mejor banda del día. Tocaron lo mejor, tuvieron el mejor sonido, usaron su tiempo al máximo. Ellos entendieron la idea. Simplemente fuero y aplastaron. Fue el escenario perfecto para Freddie: el mundo entero”, sostuvo Geldof luego del show.

octubre 2021
noviembre 2021
No event found!