Una canción y tres versiones

Una canción y tres versiones

COMPARTE ESTE POST

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on telegram

Si Joy Division es una de las bandas más influyentes de la historia, Stephen Morris, por ende, tiene que ser uno de los bateristas más importantes de la música popular. Bueno… como toda afirmación, la anterior es debatible, pero lo que sí es cierto, es que como elemento, Morris ayudó a definir uno de los sonidos más llamativos e intrigantes de la música moderna. Y música moderna porque lo hecho con Joy Division y New Order, a pesar del paso del tiempo, sigue influenciando, y más importante aún, emocionando.

Steve Morris nació el 28 de octubre de 1957 en Mcclesfield, Inglaterra, y se sumó como baterista de Joy Division tras ver un anuncio puesto por Ian Curtis en una tienda de música. En el libro New Order, Joy Divison y Yo (Sexto Piso, 2015), Bernard Sumner lo retrata como un ser único, extraño, pero único: “En vez de decirte lo que piensa, puede que, si tienes mucha suerte, te diga lo que no piensa […] colecciona tanques. No maquetas, sino tanques reales, de tamaño natural […] Es un batería, y los baterías son gente rara. Les gusta golpear cosas para ganarse la vida, y Steve golpea las cosas muy, pero que muy bien” (Pag, 93).

Seguir hablando, desde el desconocimiento, sería grosero. Lo que sí se puede afirmar es que el sonido de Morris, entre lo electrónico y lo acústico, firme, pero al mismo tiempo lúgubre, sirvió como base para la construcción de Joy Division y luego de New Order. Muestra de eso es el mayestático himno mortuorio “New Dawn Fades”, del disco Unknown Pleasures, debut de Joy Divison de 1979.

En 1997 la canción fue incluida en el compilado I Like To Score de Moby. El trabajo, inspirado en música de películas, incluyó la versión hecha por el músico norteamericano para la película Heat de 1995 protagonizada por Al Pacino, Roberty De Nito y Val Kilmer y dirtigida por Michael Mann.

La versión de Moby fue tan bien recibida que para la película 24 Hour Party People, estrenada en 2002, fue invitado a poner la voz en una reinterpretación hecha por New Order. ¿El resultado? La herencia de Joy Divison en manos de New Oder dialogando con la electrónica alternativa de los años 90, todo en una película de culto con una banda sonora de culto.

Pero tal vez el punto máximo de esa mezcla de influencias llegó en 2010 con el lanzamiento de It All Falls Apart, segundo álbum del proyecto The Sight Bellow. Llevando la canción a traspasar los límites del shoegaze con el ambient y la electrónica, la voz de Tiny Vipers (Jesy Fortino) se funde con una capa de sonido densa y ensordecedora.

No event found!